Teoría para cantar

Una vez conocido nuestro Aparato Fonador, podemos identificar de forma aislada cada uno de los comportamientos individuales de sus partes  para conseguir
distintos efectos con la voz.
Haremos un repaso por algunos conceptos ya conocidos, agregando algunas cosas para, por un lado, adquirir mayor especificidad teórica, pero también, con el fin de asimilar con puntualidad lo que ocurre en nuestro cuerpo cuando emitimos determinado sonido.

Los nombres técnicos deben ser leídos en voz alta y con una articulación precisa y musical.

Principales Conceptos del Sistema Voice-Craft

Ataque: es el inicio de la emisión de voz en interacción con el aire que interviene en dicha emisión. Existen 3 tipos de ataque, dependiendo de la altura en que cantemos:
. Glótico: común en la voz hablada. El aire casi no se escapa.
. Subglótico: conocido también como el efecto de voz inclinada. Se deja escapar  poco aire
. Con aire: llega a las notas altas. Se crea el falsetto mediante mucha salida de aire y el riesgo, muchas veces, de golpear bruscamente la glotis.

Retracción de los falsos pliegues: aumenta la resonancia de la voz. Para conseguirlo hay que imitar el inicio de un bostezo.

Masa de los pliegues vocales: La masa de los pliegues vocales determina la calidad de la voz, así como la cantidad de sonido: piano, forte, etc.
Hay 3 tipos básicos:
. Pliegue fino (voz inclinada): la inclinación del cartílago tiroides tensa los pliegues vocales haciéndolos más finos, facilitando su vibración.
. Pliegue normal (voz hablada): la posición normal del cartílago Tiroides
mantiene los pliegues vocales sin tensar.
. Pliegue grueso: la inclinación del cartílago Cricoides destensa los pliegues vocales, haciéndolos más gordos. Exige mayor esfuerzo, pero se gana en profundidad y fuerza.
.Falsetto: la inclinación de los cartílagos aritenoides hipertensa los pliegues vocales, haciéndolos muy finos y permitiendo la salida de mucho aire junto con la voz.

Inclinación laríngea: La laringe dispone de dos articulaciones para efectuar los
movimientos requeridos en sus funciones, principalmente en la fonatoria y esfinteriana. Estas articulaciones son la cricoaritenoidea y la cricotiroidea.

.Articulación Cricotiroidea: Es par y simétrica. Articula las astas inferiores del cartílago Tiroides con la cara externa del cartílago Cricoides. Permite el movimiento basculante entre los dos cartílagos. Este movimiento es de capital importancia en la fonación ya que permite tensar o relajar el ligamento vocal y los músculos tiroaritenoideos, con su consiguiente efecto sobre la longitud y la masa de los repliegues vocales. Los efectos fonatorios se observan en las variaciones de la frecuencia. La posición
relativa de los cartílagos Tiroides y Cricoides permite 3 tipos de voz:
.Voz hablada: Posición recta entre cartílago Tiroides y cartílago Cricoides. Masa y longitud de los pliegues normal.
. Voz inclinada: Cartílago Tiroides inclinado y cartílago Cricoides recto. Masa de los pliegues fina, gran longitud.
. Voz Alta o belting: Cartílago Tiroides recto y cartílago Cricoides inclinado. Masa de los pliegues gruesa, poca longitud.

.Articulación Cricoaritenoidea: Es par y simétrica. Esta articulación es importante para la función esfinteriana, respiratoria y fonatoria.

Control del paladar blando: El paladar blando, junto con la lengua, desvía el aire hacia la nariz o hacia la cavidad bucal.
Si el paladar blando baja, se une a la lengua, dirigiendo el aire hacia la nariz y provocando la voz nasal.
-Para obtener mayor resonancia: levantamos el paladar blando contrayéndolo (inicio
de bostezo. Puede aplicarse a la voz hablada o a la voz inclinada (en este último caso suena más clásico).

Anclaje: Una buena postura corporal ayuda a estabilizar la laringe. No hay que
estar relajado, sino activo: espalda recta, cabeza recta, ligeramente hacia atrás y
hacia arriba (como si tiraran hacia arriba de un hilo). Se activan los músculos esternocleidomastoideos.

Anchura y longitud de la faringe
La faringe actúa como resonador, junto con los falsos pliegues y el paladar.
Ampliando la anchura de la faringe (bostezo) producimos la voz belting (con los resonadores superiores).
Ampliando su longitud producimos la voz inclinada.

Control de la lengua: la posición y forma de la lengua nos sirve para modular
las consonantes. Al emitir sonidos de vocales la lengua está relajada. Una figura que nos ayuda a comparar el efecto entre vocales y consonantes es que las vocales
son el río, y las consonantes el cauce.
La lengua relajada queda redondeada y levemente hacia delante, sobre los dientes.
Para conseguir un tono más aterciopelado y oscuro la mantendremos redonda y
contraída.

Esfínter ariepiglótico: la contracción del esfinter ariepiglótico y el descenso de
la posición de la epíglotis crean una zona de resonancia extra que produce el
efecto Twang, con el que se consigue una gran proyección sin lastimarnos.
-Útil para voces habladas e inclinadas.
-Necesario para voces operísticas y belting.

blog comments powered by Disqus

Recomendados