Rango natural en canto

Para clasificar nuestra voz según las distinciones vistas en la Lección 16, debemos hacer un prolijo reconocimiento de nuestro rango natural.

El registro vocal de cada persona se divide en tres partes:
-Los graves resuenan en el pecho, mediante una dilatación de las cuerdas vocales.
-Los medios resuenan en la zona media, aproximadamente, de todo el registro vocal, y es la parte del registro de más frecuente utilización, ya que es la que empleamos en el habla.
-En los agudos el sonido se proyecta desde las cavidades resonantes superiores, es decir, aquellas ubicadas en la cabeza.
-Se considera que el AF (Aparato Fonador) de un cantante profesional alcanza un registro de entre dos y tres octavas.

rango natural

-Este gráfico toma como ejemplo la Tesitura (Lección 16) de un Barítono profesional, que abarca un poco más de tres octavas.

Reconocimiento del rango natural propio
-Para comenzar vamos a intentar escuchar la nota predominante que usamos al hablar.
-Debemos reconocer esa nota en el teclado, guitarra, o instrumento melódico que empleemos en nuestras prácticas.
-Teniendo presente la nota más cómoda de nuestra voz iremos escuchando y reproduciendo las notas sucesivas en orden ascendente y descendente.
-No es necesario, para esta actividad, reproducir el total de la escala cromática, basta que la hagamos con la escala de Do mayor.

Ejercicio uno:
-Por supuesto: Relajar y respirar como mínimo quince minutos antes de empezar.
-Tomamos cualquier texto y leemos en nuestra tonalidad normal.
-Leemos el mismo texto en un tono más alto.
-Leemos el texto con un tono más bajo.
-Realizamos el ejercicio hasta alcanzar nuestros límites. Usar los resonadores.
-Recordemos no forzar la voz ni desesperar. Con el tiempo iremos ampliando nuestro registro y encontrando nuestra tesitura.
-Podemos grabar y anotar los resultados de este ejercicio.

Ejercicio dos:
-Recordar: Hidratar y calentar cuerdas. Relajar rostro.
-Cantar emitiendo un sonido homogéneo. Por ejemplo: LAAAAAAA
-Buscamos la nota en el piano.
-Cantamos otra vez subiendo un tono y volvemos a buscar la nota en el teclado.
-Hacemos esto en forma ascendente y descendente hasta encontrar nuestros límites.
-Utilizamos los resonadores nasales para los agudos.
-Para lograr una mejor resonancia levantamos las cejas tensando los músculos de la cara.
-Para los sonidos graves hacemos descender la traquea produciendo un engrosamiento de la papada.
-Podemos grabar y anotar los resultados de este ejercicio.

blog comments powered by Disqus

Recomendados