¿Que es ser cantante?

A la hora de pensarse como portador de un instrumento natural, in-corporado, el cantante que aspira a una paulatina perfección de sus habilidades debe considerarse a sí mismo como:

. Un gimnasta: porque su objetivo es acondicionar y ejercitar el cuerpo-instrumento. Esto se concreta desarrollando y estimulando periódicamente los músculos que intervienen en el AF.

. Un estudiante: porque la verdadera destreza de la voz impone el análisis y el conocimiento teórico de la música. Mínimamente, el cantante debe saber realizar fraseos de acuerdo a un conocimiento de su rango vocal y lograr una adecuación rítmica de los sonidos.

. Un artista: en tanto la música es una forma de expresión. Para eso es necesario conocerse a sí mismo. Definir nuestros gustos y preferencias para poder volcar el conocimiento y la técnica en un resultado creativo, original y propio.

Durante estas lecciones los tres aspectos que hacen al cantante serán desarrollados intercaladamente. Sin embargo, lo que hace a la expresión individual, deberá ser el resultado de una búsqueda más personal, que se liga a las emociones y a la propia percepción del mundo.

Por lo tanto, la instrucción que desde este sitio podemos brindar, servirá para apuntalar la técnica gimnástica y el conocimiento teórico, aunque este último debe acompañarse con la exploración a otros instrumentos armónicos y melódicos.

La práctica constante es esencial si queremos lograr buenos resultados. Todo aprendizaje es un proceso, por eso vamos a respetar cada paso, a fin de no dañarnos el Aparato Fonador ni caer en errores recurrentes. Las prácticas requieren de una relajación previa, de un trabajo respiratorio y de un calentamiento vocal como ítems básicos.

Para despedirnos de esta clase sintiendo que ya estamos cantando un poco, hagamos unos dos minutos de respiración diafragmática básica (ver lección 2) y comencemos con un ejercicio de resonancia.

Antes de empezar, consejo:
ESCUCHÉMONOS y SEAMOS CONCIENTES DE QUÉ PASA DENTRO NUESTRO.
Este ejercicio nos permite investigar los diferentes niveles de resonancias que dispone nuestro cuerpo y nos prepara para el trabajo con el espectro de armónicos. Por ahora, antes de nombrarlos, vamos a sentirlos.
Ahora si:

Vocalizaremos con la boca cerrada haciendo el sonido "mmmmmm".

. Elijamos una melodía breve o fragmento de canción que sea simple, es decir, sin saltos profundos de grave a agudo o viceversa.
. Repitamos el fragmento varias veces con la boca cerrada. Relajados, sin forzar nada, para que la voz sea natural, nuestra.
. Cuando incorporamos la melodía, analizamos cómo actúa nuestro sistema articulador. La mandíbula: Está cerrada, pero ¿presionamos las muelas o hay una apertura?
La lengua: Está en reposo, pero, ¿dónde ubicamos la punta de la lengua? ¿tocando los dientes de abajo o el espacio entre los ellos? ¿O toca los dientes de arriba?

Si se animan, pueden hacer lo mismo pero con la boca abierta. El sonido se proyectará. No esfuercen nunca las cuerdas. Ya hablaremos del cuidado necesario en las próximas lecciones.

blog comments powered by Disqus

Recomendados