Postura para cantar, proyectar la voz

Para proyectar nuestra voz tenemos que tener todo el cuerpo activo. Algunos aspectos para considerar son: Estar bien alineados, es decir, tener un buen apoyo en los pies, la columna en eje y la cabeza en posición correcta: barbilla recta (apuntando al suelo) para mirar siempre al frente.

Comenzamos por la espalda, teniendo en cuenta los ejercicios posturales, (Lección cuatro) se activan los músculos dorsales y la parte baja de la espalda o parte trasera del diafragma.

Continuamos activando la cabeza. Tomaremos conciencia del centro superior del cráneo y los huesos y cavidades resonantes superiores. Al lanzar la voz hacia delante, intentaremos notar como toda nuestra cara queda implicada.

La proyección se emparenta al volumen. No debemos ser tímidos. Estos ejercicios no se hacen a “media voz”. Para proyectar hay que pensar en lanzar la voz a lo lejos. Una figura que no ayudará con esto es, en una habitación, colocarse en un extremo y pensar que la voz impacta contra la pared de enfrente (Al adquirir práctica, la voz traspasará esa pared).

Ejercicios

Relajación del cuerpo

  • Estiramos todo el cuerpo hacia arriba, incluyendo los brazos.
  • Con un movimiento elástico dejamos caer hacia adelante tronco y brazos. Como marionetas a las que se les cortó el hilo, quedamos colgando, sostenidos por nuestras piernas estiradas.
  • Torso y brazos relajados, hacemos un suave balanceo que se incrementa en intensidad hasta ser sacudidas, con las que descargamos tensiones.
  • Poco a poco detenemos el movimiento y subimos, flexionando las rodillas, vértebra por vértebra. Lo último que sube –siempre- es la cabeza.
  • Colocamos los dedos de las manos en la articulación de la mandíbula inferior y abrimos la boca sacando la lengua al máximo.

Respiración (contar 3 para cada inspiración-retención-expiración)

  • Tomar el aire por la nariz. Inspirar profundamente como apreciando un bello perfume.
  • Abrir el diafragma y retener el aire.
  • Con el pulgar, tapar un orificio nasal y expulsar el aire por el orificio libre. Alternar ambos orificios. Repetir cinco veces.

Homogeneidad del Sonido

Es importante que el sonido que proyectamos sea entonado. Podemos ayudarnos con un teclado o cualquier instrumento melódico buscando las notas que nos queden más cómodas. He aquí un ejercicio.

  • Aflojar la mandíbula. Ésta tiene que quedar como si estuviésemos por bostezar.
  • Elevar el velo del paladar. Podemos, para ayudarnos, desplazar la mandíbula inferior lateralmente de izquierda a derecha.
  • Con la boca redondeada, trabajaremos las vocales A, E, I, O, U. Los dientes permanecen en esta etapa levemente separados. La boca no debe moverse, sólo la lengua.
  • Probamos de proyectar el sonido con los resonadores superiores, los medios y los inferiores. El sonido variará según el lugar donde se concentre el aire. En la parte superior de la cabeza, será agudo. En la anterior del paladar, se irá agravando ya que los huecos se amplían. Si dejamos el aire abajo y desde allí realizamos la fonación, el sonido será grave.
  • Mantenemos el sonido lo más homogéneo que posible mientras largamos el aire. A medida que el aire se termina, dejamos que el sonido se apague gradualmente.

blog comments powered by Disqus

Recomendados