Proyeccion de la voz en el canto

El objetivo de esta lección es:
. Conocer los distintos resonadores, investigando nuestro cuerpo a partir del aire y el sonido.
. Indagar cómo utilizar los resonadores en el canto para producir notas graves o agudas.

Sistema de Resonancia: Resonadores.
Para un buen desempeño vocal es de vital importancia saber en qué parte de nuestro cuerpo resuena el sonido. 

Para emitir sonidos bajos la tráquea desciende y resuena el tórax a la vez que se ensanchan los intercostales. A medida que empujamos el aire hacia arriba variará la altura del sonido.

Para la producción de sonidos altos (agudos) empleamos los resonadores que están ubicados en la cabeza, máscara facial y parte superior del cráneo. En este caso la tráquea desciende. Entre la altura más grave y la más aguda, el AF comparte un intermedio de resonadores que se encuentran tras el paladar.

  • Algunas cuestiones para repasar y prever:
    Cuando cantamos, las cuerdas vocales se tensan y se estiran para producir un sonido más agudo y se dilatan para producir un sonido más grave.
  • Más adelante trabajaremos sobre nuestro rango natural, por ahora diremos que al hablar de Grave y Agudo estamos haciendo referencia a la Altura del sonido.
  • La altura del sonido se emparenta con la Frecuencia, cuya unidad de medida es el Hertz (Hz.).
  • La frecuencia es la cantidad de veces por segundo en que vibran nuestras cuerdas. Por ejemplo, la nota La implica 440 Hz, es decir, que las cuerdas vibran 440 veces por segundo.
  • Al hecho de sacar el máximo de provecho a cada una de las cavidades de resonancia también se le llama Impostación.

Ejercicios:

  • Cerramos la boca juntando los dientes.
  • Emitimos el sonido MMMMMM tratando de hacerlo desde la garganta. El sonido será más grave, ya que las cuerdas se dilatan.
  • Emitimos el sonido MMMMMM tratando de hacerlo en el centro del cráneo. El sonidos será más agudo.
  • Emitimos el sonido MMMMMM tratando de hacerlo en el centro del paladar. Lograremos un sonido “intermedio”.
  • Nos concentramos en lograr que las distintas cavidades reverberen con sonido brillante.
  • Debe quedar claro que la fuerza y el volumen vienen desde abajo, desde el aire que sube por el abdomen.
  • Tarareamos con los sonidos M y N concentrados en la cavidad nasal.

Recordemos siempre:

  • Para iniciar la práctica debemos llenar completamente los pulmones, lográndolo gracias a que desciende el diafragma y se dilatan los espacios intercostales.
  • Todo el aire inspirado debe transformarse en sonido.
  • Si se emite demasiado aire para un sonido, la voz resulta apagada.
  • El aire inspirado debe afluir lentamente desde la caja torácica a los resonadores.
  • La inspiración debe realizarse siempre que sea posible por la nariz, ya que en ella el aire se filtra y se calienta.

blog comments powered by Disqus

Recomendados