Introducción a las partituras de bateria


El hecho de "saber" leer partituras parece ser ignorado en estos últimos tiempos por muchos bateristas, quizás por que tocan de oído perfectamente y no necesitan leer música, o bien nunca tuvieron la suerte de que alguien que les enseñe. El principal material de estudio de un batero está basado en partituras, y necesita aprender ese lenguaje musical universal para poder interpretar lo que otros escriben. Y como no todo es leer, también es importante escribir lo que uno toca, y lo ideal es hacerlo mediante un pentagrama como lo hacen los verdaderos músicos.

Notación en el pentagrama

Antes que nada, hay que saber que cada elemento de la batería tiene su lugar determinando en el pentagrama, en general la ubicación es estándar, aunque podemos encontrarnos partituras en donde hay algunas variaciones dependiendo el autor o baterista, pero casi siempre aclaran el tipo de notación usada. Si uno tiene elementos del set que no está dentro de lo estándar, se pueden agregar líneas adicionales al pentagrama.

El valor de las notas

Partiendo desde la nota principal (la redonda), se generan de manera binaria las subdivisiones naturales del tiempo, es decir, una nota puede ser sucesivamente dividida por dos duplicando su velocidad a la anterior. Pero también existen subdivisiones complejas, pero son más difíciles de explicar. La más importante que hay que aprender desde el principio es la simple, y en la siguiente figura la explico gráficamente:

Silencios

Una vez comprendido lo anterior, hay que tener en cuenta que cada tipo de nota tiene su correspondiente silencio de igual valor. Por ejemplo no es lo mismo un silencio de negra que uno de corchea, es obvio que tienen diferente valor, sin embargo el silencio de negra es equivalente a 2 de corchea. La siguiente tabla explica todo ésto:

Lectura

Cuando se tiene enfrente un nuevo párrafo musical, antes de tocarlo debe ser analizado, hay que entender los distintos fraseos rítmicos que se presentan. Durante la ejecución se recomienda usar una especie de "cuenta" que nos permitirá ir entendiendo con mayor facilidad lo que se lee. Esa cuenta es la que se usa cuando uno toca y va diciendo 1,2,3,4... que vendría ser el pulso del ritmo. Pero la cosa se complica cuando estamos tocando figuras con subdivisiones como por ejemplo las corcheas o semicorcheas, hay que contarlas también pero de otra manera como lo explica la siguiente figura:

Pero una vez que se domina bien la partitura, se puede hacer que esa cuentita valla desapareciendo de a poco debido a que naturalmente empieza a entrar en juego nuestra memoria audio-visual, entonces lograremos así una mejor fluidéz en la lectura.

Métricas

Se utilizan para determinar una clase de ritmo. Su denotación es en forma de fracción de manera tal que el numerador es la cantidad de notas por compás y el denominador es el valor de la nota usada. Por ejemplo: un ritmo de 3/4 quiere decir que tiene 3 negras por compás; uno de 4/8 tiene 4 corcheas por compás. También podríamos decir que el ritmo 4/4 es igual que 8/8, por que 4/4=1 y 8/8=1, por lo tanto sería lo mismo escribirlo de una u otra manera. Ahora queda a cargo del lector analizar las siguientes métricas: 2/4; 4/8; 6/8; 8/16; 7/8; 5/4. Saquen sus propias conclusiones.

 

Recomendados