Afinación del bajo eléctrico

Aunque tengas acceso a un afinador electrónico, afinar o “ templar ” el bajo de oído es una habilidad muy importante y todo bajista debe aprender a hacerlo. ¡ Es una vergüenza no saber afinar el propio instrumento! Esta página te ayudará a entender lo que estás escuchando y cómo afinar en consecuencia.

Tono y frecuencia - Sin entrar en detalles científicos demasiado específicos sobre el sonido y el tono, hay algunas cosas básicas que es necesario comprender. Qué tan alta o qué tan baja es la altura del sonido del bajo depende de su frecuencia. La frecuencia tiene que ver con cuánta regularidad sucede algo, en este caso, con cuanta regularidad o velocidad vibra una cuerda de bajo. Cuanto más rápido (o con mayor frecuencia) vibre, más agudo su sonido.

En tono y fuera de tono - Cuando afinas las cuerdas de tu bajo, lo que estás haciendo es tratar de hacer coincidir su sonido con la frecuencia o patrón de vibración, una nota tras otra. Si dos notas están fuera de sintonía una con la otra, los patrones de vibración chocan y se produce un sonido bastante desagradable, porque las dos notas son discordantes. Cuando dos notas están en sintonía, los patrones de vibración coinciden. Esto es lo que estamos tratando de lograr cuando afinamos las cuerdas del bajo.

¡ No rompas la cuerda! (Ni los oídos...)

Lo mejor para adquirir esta habilidad es desafinar una cuerda un poco y practicar llevándola hasta la frecuencia de sonido correcta. Si te pasas demasiado del sonido correcto, podrías apretar la cuerda en extremo y romperla. Comienza con la cuerda algo floja hasta que consiga la habilidad de templar tu bajo.

Pasos para templar tu bajo

1. Con la cuerda algo floja, la secuencia del sonido debería estar bien por debajo de la correcta. Toca al mismo tiempo la nota patrón, por ejemplo la 4 ª pisada en el traste 5, y la cuerda del bajo que estás afinando, en este caso la tercera. Escucha si suenen en sincronía (en este caso, no lo harán porque una de ellas est á muy floja) y mueve la clavija de la cuerda que estás afinando (no muevas la de la nota que usas como patrón) y toca ambas notas cada tanto para verificar si te estás acercando o alejando de su sincronía.

2. Una vez que hayas descubierto para qué lado debes moverla, lentamente sigue ajustando la cuerda y dando vuelta a la clavija hacia ese lado, pero sin pasarte. A medida de que la cuerda se acerca a su sintonía correcta, el sonido desagradable irá cesando. La cuerda estará afinada cuando ya no puedas o í r la discordancia entre ambas notas: la que est á s afinando y la que usas como patr ó n. Ambas estar á n en sincronía. Recuerda que si te pasas y la ajustas demasiado su sonido comenzará a diferenciarse y a sonar mal, fuera de sinton í a de nuevo.

3. Afina todas las cuerdas de la misma manera.

En resumen, afinar tu bajo no es tan difícil, pero hay que practicarlo como cualquier otra habilidad musical. Si tienes un afinador electrónico, trata de afinar de oído y luego revisar tu trabajo con el sintonizador. Con el tiempo serás capaz de afinar tu bajo sin siquiera pensar en ello.

Para complementar esta lección, no dejes de consultar nuestro artículo “ Pasos básicos - Antes de comenzar a tocar

Buena suerte. ¡ Espero que esta lección te ayude!

 
blog comments powered by Disqus

Recomendados